Mi trabajo de sable como elemento y como terapia.

  1. Como elemento: Forma parte de la formación como bailarina de danza árabe para el trabajo de los equilibrios, suelo, sensualidad y fuerza.
  2. Como terapia: va más allá de un simple movimiento. Es la expresión enmascarada en la estética guerrera. Que permite la liberación de aquello que en otros momentos no podría emulsionar.

Mis talleres trascienden ese mera fase de formación como elemento. Es un punto más allá donde la expericiencia humana es la personalidad, la herramienta es la técnica, el espacio inventado y la música es la banda sonora.

Mi estilo nace de tres premisas la FUERZA, ENERGÍA y SENSUALIDAD. Tres premisas importantes fuera y dentro de la danza.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.